Ismael Enrique Arciniegas (1865-1938)

José Asunción Silva Delmira Agustini autores inicio autores siglo XXI título y primer verso audio Foto biografía wikipedia poemas buscar enlaces Poema del día (facebook) aleatorio selección poemas
MENÚ DE POEMAS por TÍTULO y primer verso

A HERMES CRIÓFORO

A la Discordia bélica y al rudo Ares... Anciano

A la luz de la tarde moribunda

A LA MANERA DE PETRARCA

A LAS MONTAÑAS DIVINAS

A LAS PALABRAS SIN RIMA

A los Fuertes admiro, que en las frentes besados

A LUCASTA

A MARICHUELA

A SEXTIO

A SOLAS

A Temiscira en llamas que tembló con gemidos

A UN ENAMORADO

A UN FUNDADOR DE CIUDAD

A UN MÁRMOL ROTO

A UN TRIUNFADOR

A UNA AUSENTE

A UNA CIUDAD MUERTA

ABANICOS DE MUSEO

Abstraído, en silencio, la frente pensativa

ACUARELA

¡ADELANTE!

Adiós, pues. ¿Nada olvidas? Está bien. Puedes irte

Adusto, así, vendría del Opón por la trocha;

AGUA DORMIDA

Al caer de la tarde, tres niñas

Al cerrarle los ojos, piadoso el musgo ha sido

Al comenzar la escalera

Al estruendo del mar, sobre un peñasco

Al festín va la turba nupcial amontonada

AL PASAR

Al pasar por un pueblo, de viaje

Al porvenir con paso giganteo

Al río bajan en tropel las greyes

Al sentir los ramales de su fusta ferrada

Al través de breñales de floresta no hollada

Al través de las brumas y la nieve

Allá en la oscura hondonada

Allá, lejos, cesaron del muezín los clamores

¡Allá van!... ¡Allá van!... Apenas ciento

ALMAS, MODAS, ETC.

¡Alta selva, morada de la sombra!

Altas encinas de ondulante copa

Amante abandonado por una infiel amada

Ambos, en la terraza, miraban bajo urente

Amo las palabras sonoras

ANHELO DE POETA

Annia regilla yace bajo esta blanca losa

Ante él, y por millares, los pájaros doquiera

Antes, atravesando bosques y torrenteras

ANTES DE BOYACÁ

ANTONIA SANTOS

ANTONIO RICAURTE

ANTONIO Y CLEOPATRA

APACIGUAMIENTO

Apagado el incendio quedó el templo en ruinas

Aprisa ¡oh tú que vives! mueve tu paso lento

ARA ROTA

ARIANA

ARITMÉTICA

ARMONÍA LUNAR

ARTEMIS

ATRACCIONES

Aunque de hinojos no doblé la frente

Aunque me ves desnudo, con hambre, y señalada

Áureos buriles en pulido mármol

AZUL

AZUR

BACANAL

Bajando de la montaña

Bajo cristales, en vitrinas

Bajo la luz estival

Bajo un azul de triunfo que un sol ardiente dora

Bajo un cámbulo en flor, en la llanura

Bajo un Cristo de mármol, que sombrea una palma

Bajo zarzas tupidas, del Citerón al lado

Ben Adhem (que su tribu florezca eternamente!)

BEN ADHEM Y EL ÁNGEL

BETSY

Bien sus cortinas sean de sarga o de brocado

Blancas flores, sol que agobia

Blancas y azules, la ligera ronda

Bochorno. En la noche cálida

Brilla el cielo. Deslízase la barca en arenales

BRISA MARINA

Calavera, burlón y algo alocado

Campana, alegre campana

Campesinita que sola

Canta la fuente en el jardín

CANTO A LA PATRIA

CANTO A LA RIMA

CANTO AL RÍO MAGDALENA

CANTO DE MUERTE

CARLOS V EN YUSTE

CARTA

Casi cubierta por espigas rubias

CASUALIDAD

CELOS

Celoso estoy, celoso. Para el campo te has ido

CENTAUROS Y LAPITAS

Cercas de piedra cortan la llanura

CIERRO EL LIBRO

Cierro el libro, y los ojos cierro también. El día

CIUDAD MUERTA

¡Ciudad que fuiste reina del mar! Vagan ligeros

CÓDICE ANTIGUO

Como chiquilla alocada

Como ella era cristiana; como la nívea frente

Cómo gozo en recordar

Como gran flor que el peso de su corola inclina

Como halcones que vuelan desde el nido natal

CÓMO NACIÓ LA POESÍA

Como radiosa evocación lejana

Como Thymos siguiéndolo, Delfos lo vio anhelante

Como un enorme tajo corta el monte la zanja

Con distraída mano pulsa la dulce «biva»

Con el viento en la popa, bajo azul cristalino

Con los brazos cruzados, con sus cofias de lino

CONFESIÓN

CONQUISTADOR DE ORO

Contra el Cielo pecó la raza impía

CORDURA

Corrido el cortinaje

Cortina de los pilares

CROMO MATUTINO

CROMO VESPERTINO

CROQUIS CAMPESINO

Cual mirada de amor, al valle manda

Cuando caigan las hojas

Cuando caigan las hojas y vayas

Cuando el amor volvió, todo era rosa

CUANDO LAS HOJAS CAEN....

Cuando libre vivía con los hermanos míos

“CUANDO MUERE EL AMOR”

Cuando se eleven ídolos de arcilla

Cuando se hunde en las manos la cabeza

Cuando traspasa el águila cumbres de eterno hielo

Cuando tú duermas sola y olvidada

Cuando volví a encontrarla después de tantos días

CUANDO VUELVAS...

«Cuando vuelvas», llorando me dijiste

DAMA COLONIAL

Dame, pálido monje solitario

De «El Pienta» al «Suárez» y hasta la alta sierra

De helada niebla bajo espeso manto

De láminas un libro yo hojeaba

De los bosques los acres olores difundidos

DE LOS "SONETOS ACORAZADOS"

De mi corpiño, una noche

De mi tierra en los ásperos breñales

De pintor ignorado, tal vez santafereño

De pobres techos pajizos

¡De qué poco depende la suerte de un partido!...

DE REGRESO

De un día infausto, el alba regó blancos fulgores

De un gran «Te Deum» era el fausto día

De verdes sauces entre doble hilera

DE VIAJE

De viaje, cuántas veces de un tren en la fatiga

¿Decís que la rima ya ha muerto, y que es ruido

Del bosque en las frondas la brisa callaba

Del castigo acercábase el instante

Del llanto al beso, en dulce desvarío

Del sol muere el postrer lampo

DELIRIUM TREMENS

DERROTA

Desde el Opón avanza la tribu cual torrente

Desde media noche, aquel día

Desencajado, la pupila quieta

DESPUÉS DE CANNAS

Después de que hubo al bosque el Domador entrado

Después de tres combates iba en derrota. El día

Después de un tiempo empezó

DÍA EN SANTA FE

Dice «Calixto Papa» la bella empuñadura

Dices que mucho reíste

Dijo el Amor

DISPUTA

DISTANCIA

Distinta tú serías a todas las mujeres

DON JUAN

Don Juan, al peso de la edad vencido

DON JUAN RODRÍGUEZ FRESLE

Don Juan Rodríguez Fresle... sabréis quién fue Don Juan

Dondequiera la veo, y aun junto al ara pía

Doña Inés de Palacios, Marquesa de Sofraga

Doraban tenues rayos fugitivos

Dos carreteros en sus lentos carros

DUALISMO

DUDA

Ebrios de sangre y crímenes, en turba jadeante

EDAD MEDIA

EL ADIÓS

El agua del viejo canal, en la yerma

EL ALMA MUERTA

EL ÁNFORA

EL ANOCHECER

EL ANTEPASADO

EL APARECIDO

El arado, el rastrillo y la luciente

EL BAJO MAGDALENA

EL BAÑO

EL BAÑO DE LAS NINFAS

EL BESO

El bruno ibero, el galo de actitud retadora

EL CABRERO

El cabrito más blanco y el más bello

EL CACIQUE DE GUATAVITA

EL CACIQUE GUANENTÁ

EL CACIQUE GUANENTÁ

EL CACIQUE GUATAVITA

EL CAFÉ

EL CAFETAL

EL CAJONCITO

EL CAMPO DE BATALLA

EL CANTO DEL ODIO

EL CARACOL

EL CARPINTERO DE NAZARET

El choque fue sangriento bajo la luz del día

«El Chorro del Fiscal» en la sombría

EL CIDNO

EL CORREDOR

EL DAÍMIO

EL DESAHUCIO

EL DESCONOCIDO

El desenlace fue así

EL DESPERTAR DE UN DIOS

EL ESCLAVO

EL ESTOQUE

EL FIADOR

El grafófono

EL HIJO DEL VIRREY

EL JOVEN TROVADOR

El joven trovador partió a la guerra

EL LABRADOR

El lago una mancha

EL LECHO

EL LEÓN

EL LOTO

El mar contra el escollo

El marfil con tal arte ha sido cincelado

EL MILAGRO DE LOS PÁJAROS

EL NACIMIENTO DE AFRODITA

EL NÁUFRAGO

EL NEGRO INFANTE

EL NIDO OCULTO

EL NINFEO

EL NIÑO Y LA ESTRELLA

EL ORFEBRE

EL ORGANILLO

El oro, viejo artista, que cincelaste un día

En otoño, en el agua dormida de los lagos

EL PADRE

El palacio es de mármol, y en pie en la escalinata

El palacio virreinal

EL PASADO

EL PASEO

EL PEREGRINO

EL PLATANAL

EL POETA BOHEMIO

EL POETA MIRA AL PARQUE

EL PRIMER PESAR

EL PRISIONERO

EL RAPTO DE ANDRÓMEDA

EL RECUERDO

EL REGRESO

EL REPARTO

EL REPROCHE

EL SAMURAI

El sendero, en los alcores

EL SOLDADO DE MARATÓN

EL SUEÑO DE MARÍA

EL TEMPLO DE SUGAMUXI

EL TEPIDARIO

EL TEQUENDAMA

EL TERMODONTE

EL TESTAMENTO

EL TRAPICHE

EL TREBÍA

EL TROMPETERO DEL KATZBACH

EL ÚLTIMO CANTO

EL VIEJO ORFEBRE

EL VIRREY

EL VIRREY SOLÍS Y LA AUDIENCIA

EL VIRREY SOLÍS Y LOS LOCOS

EL VIRREY SOLÍS Y MORENO DE ESCANDÓN

EL VOTO

ELEGÍA

ELEGÍA

EMIGDIO TROYANO

En alto risco de la oscura falda

En Brujas, otro tiempo, fui pintor aclamado

En Cluny, Siglo XV. Bajo álamos de plata

EN COLONIA

¿En dónde estás, ensueño peregrino

EN EL ALTO MAGDALENA

En el Arco que va desde el Convento

En el ártico mar, bajo la grave

EN EL BALNEARIO

EN EL BROCAL

En el brocal del pozo te vi un día

En el campo de trigo, entre amapolas

EN EL CASINO

EN EL JARDÍN

EN EL MEDITERRÁNEO

En el Palacio Virreinal, un día

En el parque. En un banco. Luz de plata

EN EL PATIO CON LUNA

En el poniente

En el principio el Caos envolvía los mundos

En el puente del barco que la aleja

EN EL SILENCIO

En fin, esto no es justo. Soy siempre muy sensible

EN GREAT PARK

EN LA AGONÍA

En la buhardilla, a donde luz incierta

EN LA CALLE

EN LA CARTUJA DE FLORENCIA

En la casa del Marqués

En «la cuaderna vía» del maestro Berceo

EN LA ESTACIÓN

EN LA FUENTE

En la hornacina del Monasterio

En la noche callada, muchas veces

EN LA PLAYA

En la playa sonora

EN LA PUERTA DE LA IGLESIA

EN LA SOMBRA

EN LA TERRAZA

En la tranquila casa donde la tía vive

En la tranquila y recatada estancia

En la vieja Colonia, en el oscuro

En lágrimas el rostro, la mirada sombría

En las noches de insomnio, cuando el viento

EN LOS ALCORES

En los naranjos susurrando el viento

EN MARCHA

En medio de los hombres, amada, dulce y bella

EN PARÍS

En reposo encantado, bajo una amplia enramarla

EN SUEÑOS

EN TIERRAS DEL ZIPA

EN UN PÁRAMO

En vuelo silencioso, el gran Corcel alado

Encanto de animadas travesías...

ENSUEÑO

Entre diez mil soldados era un soldado oscuro

Entre el zarzal y la caverna

Entre la sombra el resplandor del alba

Entre los temblorosos cocoteros

EPIFANÍA

EPIGRAMA FUNERARIO

EPIGRAMA VOTIVO

Era el día ritual. Vibró en la orilla

Era escasa la pitanza

Era su nombre Betsy y era de Ohio

Eres lo que se sueña y no se alcanza

Eres lo que se sueña y no se alcanza

ERES TÚ

Eres tú como una flor

Es día de mercado. Gentío vocinglero

Es un agreste valle, cerca del mar Euxino

Escúchame, viajero. Si por querer del Hado

ESFINGE

ESPAÑOL AVENTURERO

Esta reliquia exhala perfume de elegía

Esta vidriera ha visto, de damas y barones

ESTEREOSCOPIO

ESTINFALIA

Esto habrá de ser largo. Todo un mes. ¡Qué cansada

Estrellas de la noche de verano

EVOCACIÓN

EXPANSIONES

EXPLICACIONES

Explícame por qué dices «Mis rosas»

ÉXTASIS

EXTÁTICA

Fatigada ya, su mano

FIN DE ESTACIÓN

FINAL

Francisco encaminábase a Perusa

Frente al mar, y en la puerta de su pobre morada

Fresco el aire. La tarde brilla en cielos rosados

¡Fue el combate espantoso, fue sangriento!

Fue en los días sombríos en que la patria, muerta

FUGA DE CENTAUROS

FUGITIVA

Galopando en sus blancos caballos, la luciente

Golondrina que tornas a estas playas

GRIS

Ha cubierto la nieve campo, valle y alcores

«¿Hacia dónde?» dicen todos

¡Haz grabar en tu arco de austera arquitectura

He aquí lo que hizo Pedro siendo un niño. La historia

He bebido tu carta con febril impaciencia

—Herrero, ¿qué fabricas con fuerte y ruda mano?

HOJEANDO UN LIBRO

Íbamos todos al río

¡Imposible olvidarte, de la infancia querida

IMPRESIÓN CAMPESTRE

IMPRESIÓN CROMÁTICA

IMPRESIÓN DOMINICAL

IN MEMORIAM...

INMORTALIDAD

INQUIETUD

INTIMIDADES

Inútiles palabras para la rima. Nunca

INVOCACIÓN

IRA SANTA

JARDÍN OCULTO

JASÓN Y MEDEA

JESÚS

Jesús, en aquel tiempo, en tarde hermosa

JOSÉ ANTONIO GALÁN

Junio. Mil ochocientos diez y nueve

Junto al cementerio, el puente

Junto al Rhin, el viejo río

La abuelita guardaba, con olor de vainilla

LA ALCOBA DESIERTA

LA BALADA DEL AUSENTE

LA BALADA DEL POETA

LA BALADA DEL REGRESO

LA CALLE DE «EL ARCO»

La calle oscura y desierta

La calle sola, plácido el ambiente...

LA CAMPANA

LA CANCIÓN DEL OTOÑO

La casa, junto al río

LA CASA PATERNA

LA CASA TRISTE

LA CAZA

La celeste cuadriga baja hacia el occidente

LA CENTAURESA

La ciudad, silenciosa

LA COLEGIALA

La compañía y el capitán

LA CONFESIÓN

LA COSTUMBRE

La culpa ha sido tuya. ¡Sí! Tuya. Te lo he dicho

LA DIOSA HAYA

LA DOGARESA

LA FLAUTA

LA FLAUTA DEL PASTOR

LA FLORESTA

LA FORTALEZA

La frente apoyo en la vidriera...

LA FUENTE

La galana primavera

LA GAVOTA

La gloria, con arrugas dejó su huella hundida

LA GUITARRA

LA HIJA DEL VIRREY

LA HORA DEL TE

LA INVASIÓN

LA ISLA DE CORAL

LA JOVEN MUERTE

LA LEY DE BOCHICA

La luna del trópico

LA MAGA

LA MARICHUELA

LA MARQUESA DE SOFRAGA

La mirra ha perfumado sus miembros indolentes

LA MUERTE DEL ÁGUILA

LA NAVE ENTRE HIELOS

La noche de verano que amante nos cubría

La noche es fría. El cielo más y más se ennegrece

LA PLEGARIA DEL MUERTO

LA RECONCILIACIÓN

La Reina, al son de fúlgidos clarines vibradores

LA ROMANZA DEL RECUERDO

LA ROMANZA DEL VALS

LA RONDA DE NOCHE

LA RUPTURA

LA SALA DESIERTA

La salita del piano. En los sillones

LA SIESTA

LA TABLA

La tarde, con su bruma clara y azul, se muere

LA TÍA ABUELA

LA TONADA DEL BOYERO

La tribu de Guatavita

LA VENTA

LAGOS Y ALMAS

LÁPIDA SEPULCRAL

Las campanas, los domingos

Las flores cada mañana

LAS GARZAS

LAS INDIAS

“LAS QUESERAS DEL MEDIO”

LAS TRES NIÑAS

Leía y meditaba. Era la hora

Lejos de ti, si escucho, por ventura

Levantó el del Garona su rústica morada

LEYENDO

LIBRO ANTIGUO

Limpio luce el corredor

Listo a zarpar el barco

Llamaba a misa el esquilón lejano;

Llegaron mis amigos de colegio

¡Llévame, pensamiento, a aquellos días

Llueve, llueve, llueve. Detrás del balcón

Lo que a solas te he dicho, te lo dirán un día;

LO QUE HIZO PEDRO

LOS CONQUISTADORES

LOS DOMINGOS DE LA INFANCIA

Los domingos salía del colegio

LOS DOS CARRETEROS

LOS DOS POEMAS

LOS GRANDES

Los Oidores han citado

LOS PASTORES

Los pericos despiertan con ruidosa alharaca

Los tres Reyes Magos, bajo los fulgores

LUPERCO

Luperco grita al verme: Tu epigrama, poeta

LUX

Madres desventuradas, pobres madres en duelo

MADRIGAL EN CUADERNA VÍA

MAÑANA DE PROVINCIA

¡María Lugarda Ospina!

MARINA

MARIS STELLA

MÁRMOL Y CARNE

¿Me amas? ¿Qué estás haciendo? Ni una palabra dices

Me dijiste: «Pienso en ti

Me escribiste ayer tarde dos hojas solamente

MEA CULPA

MEDIO DÍA

MEDITACIÓN

MEDITACIÓN [2]

Mejor que experto orfebre, Ruiz o Juan Arfe sea

Melancolía del «ayer»... Sorpresa

MELODÍA HEBREA

Mi alma sueña... Ven. Y como entonces

Mi alma tiene un secreto, y un misterio escondido

Mi locura desmedida

MI MUSA

MIENTRAS CANTAS

MIENTRAS LLUEVE

Mientras yo leo, tocas en el piano

Mil quinientos treinta y siete

Mil quinientos treinta y siete

¡Mira! Es noche de lluvia. Deja el piano

Miseria. El alquiler no fue pagado

Moría lentamente la tarde y fatigado

MUERTE EN EL TRIGAL

Música en la terraza del casino

Nací do el cielo azul ríe sereno

NEMEA

NERVIOS

NESO

Ni de insectos el ruido, ni de abejas el vuelo

Ni un beso... ni siquiera una sonrisa

—¿No escuchas?...

No me llames crüel porque el encanto

No quiero verlos, oye. Llévate esos clisés

No seamos exigentes

No tengo nombre. De la choza oscura

NOCHE DE INVIERNO

NOCHE DE VERANO

NOCHE EN VELA

NOCTURNO PROVINCIAL

Nos separamos ambos de mal humor. ¿Por qué?

NOX

NUESTRA SEÑORA DE LOS LADRONES

Oculto, en madreselvas, la veía

¡Oh, formidable Azur!, te miro y pienso

¡Oh! ¡La alegría de vivir!... La fiesta

Oh la paz y el silencio de los tiempos feudales

OH LUNA

Oh luna que cual góndola de plata vas rielando

Oh mano larga y fina, mano que entre la bruna

Oh manos, caras manos, que cerrasteis

¡Oh mi Musa! ¡Oh mi novia!

Oh Musa de mis éxtasis testigo

Oh pastor, no prosigas por ese agrio camino

Ojos dulces y claros, de gracia peregrina

¿Otra vez la discusión?

—Padre, ¿a dó vas? —A pedir

PAISAJE

Pálida, soñadora, y el aire misterioso

PAN

PARA ENTONCES

PARA LA NAVE DE VIRGILIO

Para mi canto quiero verso alado

Para que de las Náyades el compañero amado

PASADO

Pasamos por el puente de guaduas y bejucos

PASARÉ

PATMOS

PEDIR Y TOMAR

PENSATIVA

Pensativa, y de codos, en la áurea balaustrada

Perdida en las arenas de confines remotos

PEREGRINANDO

PERFECTUM GAUDIUM

PERSEO Y ANDRÓMEDA

PIANO

PLAYONES

Polvo, cansancio y sol. Y un torbellino

Por el balcón abierto, se veía

Por el parque, abstraída, bajo el cielo otoñal

Por la orilla del Ganges suenan vivos clamores

Por los campos silenciosos del Ensueño

¿Por qué mar, y otro mar, y años sin cuento

Por senda solitaria yo venía

Por simple casualidad,

Por sobre el negro muro

POSDATA

POSDATA (2)

PUESTO A PRUEBA

¿Qué fue lo que dijiste

¿Qué si he sufrido? ¡Y tú me lo preguntas!

¡Qué tristes los crepúsculos

Que vuestros vivos astros, desde el cielo sereno

¿Quieres que hablemos? Está bien empieza

¿Quieres saber por qué, sin aparente

Quiero el poeta ser de almas heridas

Quiso el buen Carpintero terminar un estante

Quizá una vez en tu balcón sentada

Raza de «Comuneros» era su raza. Fuerte

RECORDANDO

RECUERDO

REGILLA

RETRATO

RIMA

ROMANZA ANTIGUA

RONDEL

Salíais de la iglesia, y con piadoso anhelo

Salió el Virrey de Palacio

SANGRE PATRICIA

SANTA FE

SARAO EN CASA DEL MARQUÉS DE SAN JORGE

SAUDADE

Se aleja el barco. Luz de madrugada

Sé que soy irritable, celoso, imperativo

Segábamos dichosos. Tus quince años

SEGANDO...

SELVA TROPICAL

Sentado ante su mesa de trabajo

Será en azul mañana. Lejos, habrá una estrella

SERENATA

SERENIDAD

¡Si atracción de aventuras tus sueños arrebata

Sí, del anciano Galo es esa la morada

Si escudo no me veis de roja barra

Si grande ser deseas, erige en alta cumbre

Si has visto en ruinas tu ilusión querida:

Sí, me quieres... Es cierto. ¡Qué amable!... ¡Muy amable!

Si vienes algún día a mi tristeza

SlCILIANA

Siempre borracho entraba y siempre altivo

«¡Siempre! ¡toda la vida!...»

SIETE DE MARZO DE 1849

SIN NOMBRE

Sobre el camino se ve la venta

Sobre el mar de los Tiempos ruedan siglos y evos...

Sobre el odio y ruindad que al hombre bueno

SOBRE EL OTHYRS

Sobre la falda azul tenía abierto

Sobre la falda, la novela. En tosco

SOBRE UNA FIRMA DE MARÍA ESTUARDO

SOLEDAD

Son los versos más bellos los que jamás se escriben

Sonreía en sus ojos, esmeraldas oscuras

SPES ÚNICA

SU ALCOBA

SU CORSÉ

Su nombre: Pantaleón

Su ventana está cerrada

Su veste era de tul con albas rosas

Su vuelo el Caballero para en la bullidora

Subiendo el barco aceza

SUBIENDO POR EL RÍO MAGDALENA

Suetonio en este campo, risueño y florecido

Surge un temblor luminoso

TARDE CAMPESTRE

TARDE DE BATALLA

Te quiero, sí, te quiero. ¿Me has oído?

Tenía la tristeza del cielo en el otoño

TERNURA

TEUSAQUILLO

TRANQUILUS

Tras la bondad del Cielo que socorre

Tristes unos, tal vez indiferentes

TRISTEZA

TU NOMBRE

¡Tu pasado!... bien mío

Tu vida terminó, tu fama empieza

Turbio y callado Magdalena, río

Turbome como a un niño

Tus cuatro sílabas suenan

Un arenal, y otro arenal... Un arco

Un astro brilla en el azul del cielo

Un Cónsul muerto; el otro fugitivo. El deshielo

Un día Juan, el soñador de Patmos

Un dominico pasa bajo la luz radiante

Un grupo vi en la playa que algo miraba en tierra

Un Ofir imposible de perseguir cansado

Un organillo suena por la calle

Un poco más acércate. En tus ojos

UN SECRETO

Un vuelo de palomas va en la tarde serena

Una canción con tres notas

Una flauta en la montaña

Una luz azulada

UNA NOCHE EN SANTA FE

Uno de aquellos que a Jesús herían

Uno y uno son dos. Mas cuando solos

Va cubriendo la noche la campiña desierta

Ven, la senda se pierde por el Cileno, encanto

Ventisqueros azules, duros cerros erguidos

VIDRIERA

VIEJA CANCIÓN INGLESA

VILLULA

VISITA

VŒ SOLÍ!

Volví después de muchos años. Todo

Volvieron a encontrarse después de muchos años

Vuelve otra vez tu día

Y fue la noche última. De cera

¡Y pensar que pudimos no habernos conocido!

Ya aspiro los aromas de su huerto

Ya caen las hojas. Se alejan volando

Ya Fijados los solares

Ya la verde cigarra yace aquí, pasajero

Ya se acerca mi noche postrimera

Yace entre yerba y zarzas el altar escondido

Yace, lívido el semblante

7 DE MARZO DE 1849

«1700» dice la piedra abandonada;