anterior   aleatorio / random   subir   inicio / home   siguiente / next

    LA CENÉFICA

Yo no sé explicalo,
porque a mi se me enrea la lengua
con esas palabras que train los papelis
dendi las ciudaes dondi los imprentan;
pero he comprendío
que la reina le ha dao a Plasencia
una cosa asina
como una «Cenéfica»,
que es aspecia de un premio mu fino,
porque jué mu güena
cuando los soldaus
vinon de la guerra.
Yo no pueo explical lo que es eso
que ha dau la reina;
pero no habrá ciudá en toa España
que más lo merezca.
Que lo igan, si no, Juan Berruga,
Goriu el de tía Petra,
Gelipi el Coneju
y el mediano de tía Macarena.
Cuando los yanquisis
mos robaron las tierras aquellas,
p'allá estuvon estos
pasando las penas.
N'más que de oílos contar sus trabajos
se queaba aginao cualisquiera.
¡Me caso en la luna
qué jielis tan negras,
qué ajogos tan grandis,
qué vía tan perra
se pasaron los cuatro enfelicis
que tan güenos eran!
Aquí se quearon
toas sus querencias,
aginás las madres y cuasi perdía
la miaja e jacienda,
que no da ni siquiá pa los pagos
cuantis que se afloja de bregal en ella.
Aquí, sin sabersi
si muertos ya eran
pa rezali siquiá un Padrinuestro
u jechali un responso en la iglesia;
y ellos, mentris tanto,
pasando miserias,
sufri que te sufri,
pena que te pena,
rabia que te rabia,
brega que te brega...
Cuasi esnúos y muertos de jambri,
con el jato a cuestas,
¡vengan días sin miaja e descanso
y nochis de vela,
con el alma afligía de ansionis,
con el cuerpo jechito una breva
y la vía prendía de un jilo,
abocaos ca instante a perderla!
¡Asín se quearon
como sanguijuelas!
Paecía mentira
que ellos mesmos jueran
los que andaban p'aquí más alegris
que unas pascualejas,
sanos, respingonis,
coloraos y llenos de juerza.
Daba gustu velos
cargal las janegas,
estronchal de tres golpis un leño
con la segureja,
amarral los novillos a uña,
tiral a la barra los días de fiesta.
Y vinon transíos
con el propio colol de la cera,
sin ganas de groma,
sin chispa de juerza
y dañaos de adentro los cuatro,
que al mirarlos doblaba las penas.
No traían ni un probi remúo,
ni siquiá una perra
pa mercal boticas
u jacel una miaja merienda.
¡Juy, cómo llegaron
los cuatro a Plasencia!
¡Cascan todos si no ven tan pronto
la quería ciudad de su tierra!
Unos señoronis
que viven en ella
los estaban al tren esperando.
¡Qué genti más güena!
¡Juy, Dios mío si tos los señoris
juesin en el mundo como aquellos eran!
¡Juy, Dios mío, si toas las ciudades
se golviesen igual que Plasencia!
A tos los jeríos
los curaban con cosas bien güenas,
y tenían tamién camas finas
p'acostal los maletos en ellas.
Llamaban un méico
pa que allí los viera,
y le daban caldos
de güenas pucheras,
y le icían tamién muchas cosas
pa quitali una miaja la pena.
Y a los sanos tamién los trataban
con delicaezas,
y les daban tabaco y licoris
de esos güenos que tanto calientan.
Bien lo puee Plasencia decilo,
que si no es por ella,
más de cuatro sin vel a su madri
cascan de cansera.
¡Qué bien jecho está eso que dicin
que jaici la reina
de dali esa cosa
que llaman «Cenéfica»,
porque no habrá ciudá en toa España
que más lo mereza!
¡Juy, si tos los siñoris del mundo
como aquellos jueran!
¡Juy, si juesin tamién las ciudades
igual que Plasencia!
¡Vivan los soldaos!
¡viva nuestra tierra!
¡Vivan los señoris!
¡Viva la «Cenéfica»!

autógrafo

José María Gabriel y Galán


subir   poema aleatorio   Extremeñas (1902)   siguiente / next   anterior / previous