anterior   aleatorio / random   subir   inicio / home   siguiente / next

    LA JEDIHONDA

                        I

Asín jablaba la madri
y asín el hijo jablaba:
el hijo ajogao de aginos,
la madri ajogá de lágrimas
él jechao y ella encogía
a la vera de la cama.
—Si sigues asín penando,
te mueris, hijo del alma,
y si te casas con ella
te jundis y a tos mos matas.
¿Ondi tienis la cabeza,
ondi tienis las entrañas
que no se te jacin migas
de vel las jielis que pasa
tu padri, que to lo sabi
manque no te dici nada?
¿Ondi tienis tú los ojos
pa no vel en lo que paras
cuantis que logri enrealti
la serpiente que te engaña?
Pa ti no es eso aparenti,
ni ella con tu genti encaja,
ni a ti. Gelipe, te sali
esí rumbo que ella gasta.
Y entávia más malu que eso
es que tieni mala fama
y a tos los hombris los quieri
y, como a ti, los jalaga;
y acuerdáte tú, Gelipe,
que pol jacel cosas malas,
jasta el alcalde y el cura
quisum del pueblo aventala.
Una mujel que ha venío
de alguna ciudá mundana,
¡qué habrá jecho pa estal sola
sin naide de la su casta!...
¡Qué habrá jecho!, lo que dicin
que jaci aquí: cosas malas,
que a mí me cuesta decilas,
pero a ella jacelas, nada.
Bien sabis tú, que la genti
la «Jedihonda» la llama
porque dicin tos los hombris
que endi lejos jiedi a mala.
Y tú cieguinu a querela,
y ella jaciéndote cara
pa empicarti a su persona
o calentarti la entraña.
¡Y bien que lo ha conseguío!
¡Y bien la genti lo jabla!
¡Y bien se agina tu madri
por ti, Gelipe del alma!
Dicir que bebel te ha jecho
de una bebía mu mala
que a los hombris entonteci
pa hacelos querel sin gana.
Y asín debí sel. Gelipe,
Gelipe de mis entrañas,
que tú eras bueno aninatis
y nunca jielis nos dabas,
y na del mundo sabías,
y siempre quietino en casa,
jasta te daba vergüenza
si de novias te jablaban.
Y jaci un año corrío
que eris otro, hijo del alma,
ajuyis de andi tu madri,
duermis poco, no trabajas,
comes como un pajarino
y ya solino te encamas.
To jué porque te empicaste
a esa serpiente mundana,
con la que, dici la genti,
aunque te matin te casas.
Imi si es cierto, Gelipe,
pa yo morilme de ansia,
pa que se ajogui tu padri,
pa que se aflija tu hermana,
pa dicilti que te jundis
y deshonras la tu casta,
porque esa mujer perdía
endi lejus jiedi a mala.

                        II

Asín jablaba la madri,
y el hijo asín contestaba:
—Madri, me quieri y la quiero,
manque dicin que es mundana.
Ni pueo ejala a ella
ni a usté quiero yo matala...
¡Ejalmi morir de queo
y queáis iguales dambas!...

autógrafo

José María Gabriel y Galán


subir   poema aleatorio   Extremeñas (1902)   siguiente / next   anterior / previous