anterior   aleatorio / random   subir   inicio / home   siguiente / next

    CAMPOS VÍRGENES

En tierras de Extremadura,
donde una raza se cría,
toda vigor y frescura,
nacieron Pedro y María,
la fuerza y la donosura.
Tuvieron amores rudos,
de los hondos, de los mudos,
de los ingenuos amores,
de los amores desnudos
que prometen más que flores...
Ella, bella y montesina,
y él, montesino y fogoso,
eran el roble y la encina,
la clara luna marcina
y el sol de julio ardoroso.
Antes de la sementera,
cuando vecina ya era
la ansiada fecha dichosa
de aquella unión fructuosa
que ya la pareja espera,
estaba el ardiente mozo
descuajando inculto trozo
de rica tierra bravía,
pensó en el trigo con gozo,
pensó con fuego en María...
¡Y ved qué sabrosa cosa
de pronto los dos gozaron!
Por la senda polvorosa
pasó la muchacha hermosa,
y así a voces platicaron:
—¡Adios, Pedro!
—¡Adios, María!
—Tierra bien jolgá y de sierra...
¡Lo que le jechis te cría!...
—Y asín debi sel la tierra,
y así la genti..., agraecía...
¡Oh, quién la dicha me diera
de ver tras la venidera
ansiada unión venturosa
el hogar y la panera
de la pareja briosa!

autógrafo

José María Gabriel y Galán


subir   poema aleatorio   Extremeñas (1902)   siguiente / next   anterior / previous