Carlos Pellicer (1899-1977)

Emilio Prados Jorge Luis Borges autores inicio autores siglo XXI título y primer verso audio traducciones Foto biografía wikipedia poemas obras Dedicados a Carlos Pellicer buscar enlaces nuevo aleatorio selección poemas
MENÚ DE POEMAS por TÍTULO y primer verso

Agua crepuscular, agua sedienta

Al dejar un alma

Amor así, tan cerca de la vida

Amor, toma mi vida, pues soy tuyo

Antes que otro poema

Ay de mi corazón que nadie quiso

Cedro y caoba

Con cuánta luz camino

Cuando hayan salido del reloj todas las hormigas

Cuando mis fuertes brazos te reciban

CUATRO CANTOS EN MI TIERRA

De aquel hondo tumulto de rocas primitivas

DESEOS

DISCURSO POR LAS FLORES

¿Dónde pondré el oído que no escuche

EL CANTO DEL USUMACINTA

El paisaje decía

El tiempo que nos une y nos divide

ELEGÍA NOCTURNA

En el silencio de la casa, tú

En el tiempo compacto

En este bosque en que los árboles

Entre todas las flores, señoras y señores

Esquemas para una oda tropical

GRUPOS DE PALOMAS

Hace un momento

He olvidado mi nombre

HORAS DE JUNIO

HORAS DE JUNIO

Hoy que has vuelto, los dos hemos callado

INVITACIÓN AL PAISAJE

Invitar al paisaje a que venga a mi mano

La oda tropical a cuatro voces

La primera tristeza ha llegado. Tus ojos

La publicación de estos dos poemas es el testimonio de una frustración

La selva, gran verdad con tanto engaño

Las palabras emigran

Los grupos de palomas

LOS SONETOS DE ZAPOTLÁN

Nadie llegó hasta mí con este paso

NOCTURNO A MI MADRE

NOCTURNO DEL MAR AMOR

POEMA EN TIEMPO VEGETAL

POESÍA

Poesía, verdad, poema mío

POÉTICA DEL PAISAJE

Primera intención

¿Qué harás? ¿En qué momento

Que se cierre esa puerta

RECINTO

RETÓRICA DEL PAISAJE

Segunda intención

Si junto a ti las horas se apresuran

SONETO

Tabasco en sangre madura

Talle y sabor

TEMA PARA UN NOCTURNO

Todas en el alero

Trópico, para qué me diste

Tu amor es el erario inagotable

Tú eres más que mis ojos porque ves

Un amarillo estar de otoño al día

Un soneto de amor que nunca diga

Vida

Volver a decir: ¡el mar!

Vuelvo a ti, soledad, agua vacía

Ya nada tengo yo que sea mío

Yo acaricio el paisaje

Yo leía poemas y tú estabas

IV