anterior   aleatorio / random   subir   inicio / home   siguiente / next


También el humo escribe lentamente,
con su danzar perverso de sirenas,
tu nombre sobre el aire de la tarde.

En el vago tapiz de la penumbra,
forja el humo el perfil de mi esperanza.

Letra a letra, el cigarrillo se consume
sembrando en el silencio de la sala
la esencia de un recuerdo inextinguible.

Pues no hay lugar en que no me asalte tu presencia,
y en las chinescas sombras del humo que se eleva,
distingo claramente que todo fue un camino
para llegar a ti, todo una senda
con un solo destino, todo un río
atravesando el mundo hacia tus manos.

Borra el humo las crueles cicatrices,
difumina las viejas decepciones,
oculta en su espesura cada sorda derrota,
pues fueron simplemente las piedras del camino,
de ese agreste sendero sin retorno
que me condujo a ti.

Y en esta hora final en que la tarde muere
y el humo se disipa, barrido por el viento,
sólo queda limpiar las bodegas del alma,
vaciarlas de oscuras presunciones
y entreabrir las ventanas a esta nueva promesa,
a este viento de amor que las estancias llena.

Sergio Borao Llop


subir   poema aleatorio   Poemas quietos   siguiente / next   anterior / previous