anterior   aleatorio / random   subir   inicio / home   siguiente / next

      DESPIERTA AMÉRICA

Con el alma entre barrotes oprimida
por huracanes de invasión y de violencia
tomo la pluma con la mente confundida
para escribirle a un pueblo en inocencia
que vive muerto en vida y con la fe perdida
entre sueños con ribetes de inconciencia
mientras vientos penetran la ventana
arrasando valores y la lengua hispana.

Quisiera que el arpa eolia callara los sollozos
de hombres y mujeres que ven morir la tierra,
que abandonan la patria de paisajes hermosos
donde vieron la luz del cielo en vez primera,
donde quieren cerrar para siempre sus ojos,
sin tener que sufrir el horror de una guerra,
con el calor de amigos y de familia entera.

América de estrellas, de plenilunio y luceros,
que duermes entre las llamas de violencia
prendidas por los corruptos y mohatreros,
despierta ahora y deja ya la indolencia;
mira los salteadores en ciudades y potreros
robando las riquezas sin ninguna clemencia
y aparentando siempre defender los obreros
al decir que trabajan por salvar la riqueza
de la gente ignara que muere en la pobreza.

Cuando miro las calles me aterra la existencia
de enjambres humanos con la mirada mustia
que corren como ríos buscando subsistencia
para hijos y abuelos que esperan con angustia
un mendrugo de pan y de Dios benevolencia
mientras observan a otros que plenos de astucia
se enriquecen fácil comprando a menos precio
los bienes de los pobres con un dinero sucio.

Entre nubes se ve que una guerra amenaza
a todos los países de la América Hispana
por gigantes que quieren extender su tenaza
para imponer doctrinas que pregonan con gana
engullendo la historia y secretos de una raza
que vive en libertad cual sonido de campana
y que cree en el juicio sin emplear las armas
construyendo trincheras con ideas y palabras.

¿Donde están los hombres valerosos y nobles,
como Martí o Bolívar soñadores de la unión,
que entregan la vida y mueren como robles
al pie de una bandera usando la razón?
¿Donde están las mujeres amantes de pobres
que les dan sombra a luchadores con pasión
para alcanzar con fe la gloria con honores
entre velos de amor, de caricias y flores?

¿Por qué no dejamos de sufrir ya la agonía
y trabajamos todos con tesón y transparencia
para ver alumbrar al fin la luz de un nuevo día
y conseguir la unión de latinos sin pendencia?
Es hora de salir de la oscuridad con fantasía
arreglando entre hermanos ligeras diferencias
para mirar los cielos con destellos de alegría
al estrechar los brazos sin odio y sin falsía.

Es tiempo de que abramos las fronteras
para que entren los rayos de hermandad
y sembremos con ilusión las sementeras
con herramientas de amor y de amistad
para gozar de una paz eterna y verdadera
entre luces de júbilo, de honor y de lealtad
sintiendo el orgullo de una imponente raza
que con inteligencia los conflictos rechaza.

¡Despierta América y deja la indolencia!

Héctor José Corredor Cuervo


subir   poema aleatorio   Héctor José Corredor Cuervo   siguiente / next   anterior / previous