anterior   aleatorio / random   subir   inicio / home   siguiente / next

      3. TAMBORES LEJANOS

Con armas de obsidiana y topacio
fue atacada la tierra,
acabamos con los árboles.
Herimos mortalmente a Kainga,
la madre, la Pachamama rebosante.
El dios de los ojos coléricos
nos observó impávido
por sus ojos de coral y conchas de ostra.

Los volcanes movidos,
en sus ardientes entrañas,
vomitaron fuego amargo
y rocas incendiadas,
hiriendo al océano gigante,
apagando al sol.
Desde entonces palidecieron
todas nuestras heredades,
los pájaros huyeron de los acantilados,
y hasta el pez Ruhi paralizador
y el tiburón, olvidaron nuestras costas,
tanto fue el dolor ácido de las rocas.

Así fue el comienzo de este languidecer,
este lento y agónico marchitarse
del ombligo del mundo.
Tambores lejanos.
Tambores obscuros, trepidantes tambores.
En la profundidad:
                                  El pulso del sol agonizante.

Edgar E. Ramírez Mella


subir   poema aleatorio   Bitacora Púrpura   siguiente / next   anterior / previous