anterior   aleatorio / random   subir   inicio / home   siguiente / next

        ALEJANDRO

Sanguinario y hermoso, parecía
núbil león de trágica melena.
Púgil solar, su desnudez serena
sobre la playa macedonia ardía.

Blandió su lanza cual ninguno. Hería
certero al corazón. Y la colmena
de su boca frutal estaba llena
de lívidos venenos y ambrosía.

La mano de Aristóteles, severa,
domar no pudo a la divina fiera,
ni presintió su vértigo Terpandro.

Se hundió su sepultura. No podía
la Tierra, —si más firme todavía
resistir el cadáver de Alejandro.

autógrafo

Germán Pardo García


subir   poema aleatorio   Iris Pagano (1973)   siguiente / next   anterior / previous