anterior   aleatorio / random   subir   inicio / home   siguiente / next

        EL INVIERNO

Quién dora las estancias con los cirios de noche.
Lejos, sólo el lamento de dormidos corceles
al recorrer los sueños, oscuras posesiones trazadas
por la sombra, laberintos de nieve.

Quién dora las estancias en que reina el invierno
con su cetro de juncos enlazados y muertos.

El albo manto leve de una aurora incendiada
caído en los jardines, y las crines ardiendo
como estelas de un mundo de amor y de batallas.
Un galopar solemne pisotea el silencio.

Qué manos de tiniebla te acarician a solas
cuando son los caballos turbias alas de sombra.

Lento invierno poblado de fantasmas y rosas
muertas tras el cristal. Caen las hojas mojadas
muertas tras el cristal sin luz de la memoria.
Y quedan sombras muertas nuevamente en el alma.

Quién recorre los patios de la niebla caída,
de las aguas dormidas, cuando llega el invierno.

autógrafo
Felipe Benítez Reyes


subir   poema aleatorio   Paraíso manuscrito (1982)   siguiente / next   anterior / previous