anterior   aleatorio / random   subir   inicio / home   siguiente / next

        LA ESPERANZA

Jamás barco alguno llegará del mar libre a detenerse en la desierta caleta.

Jamás las olas arrojarán sobre la arena restos de distantes naufragios.

Todo lo llevan, hacia remotos confines, lejanas y poderosas corrientes.

En la costa roqueña y salvaje no hay un indicio que revele la vida del hombre sobre el agua infinita y amarga.

Mar solitario, agitado y misterioso, nada aguardo de ti y cada día hacia ti me dirijo.

Veo tus olas, y tus olas vienen y vienen sin descanso.

Broncas se desploman y atruenan el aire y estremecen la roca en que me poso como una ave de tempestad.

Veo tus olas, y tus olas vienen y vienen sin descanso.

Mis ojos que te observan, monstruo inquieto, las adivinan, las presienten bajo la tela del agua, en la palpitación que se insinúa, que se hincha, crece y se levanta, que va a tomar una forma y a dar nacimiento a algo que aguardamos.

¡No sólo será Venus la nacida de las aguas! Aún quedan olas y olas incontables.

Allí comienzan, allí asoman otras y otras, mis ojos se turban ante su número: pero mi esperanza no se pierde y confía.

autógrafo

Pedro Prado


subir   poema aleatorio   Los pájaros errantes (1915)   siguiente / next   anterior / previous