subir   inicio / home   aleatorio / random   volver / back


Estoy derramado
                  adentro, sin las sombras
                                      con los pájaros que  revolotean
 sin voz, lleno de agua
        en las comisura; delgadez de la lengua
                puesto en el filo del reloj antiguo
que marca su otredad
              con la mirada leopardina, y el vino

que conversa el Támesis

                                          lluvias del verso inglés,
                        a las puertas sagradas
                                    símbolos tintos vertidos;
castillos lívidos  y sus desnudos reales
                                    en la aurora;
                    Saldos

de una noche que no termina,
                                    de manos vacías.
las velas que aún encandilan el

 camino; la ida y la vuelta santa
              donde el túnel
                          es temido
en su oscuridad y la brillantez de dos rubíes que asedian la cruz.

                    El mar soy yo, somos nosotros
                                y no hay otro, sino yo, nosotros
y no hay túneles que no sean de agua
solo que son tiempo detenidos.
A la espera
                  del viento
a la espera del  canto,  esperan el polvo
del poema
                              que aún esta vivo
esperando
ser presa de su luz
                      para escapar, derramado
y clavar en los olivos santos su religiosidad.
Esa luz  se tiñe en  el papel
y borra las líneas
que nos separan.

Luis Gilberto Caraballo


subir   Luis Gilberto Caraballo   poema aleatorio