anterior   aleatorio / random   subir   inicio / home   siguiente / next

        CALMA EN LA TARDE

Mi alma en los balcones vespertinos
y en ellos recostada tiernamente,
escucha regresar la obrera gente,
huir la luz y enmudecer los trinos.

Todo está en paz como los altos pinos.
Pero es la calma herida y renaciente
de un mundo que sangró desde la frente
hasta los pies por todos los caminos.

Allá en la oscuridad quedan ciudades
también heridas en las mocedades
de sus hombros hermosos, y las huellas

que en los arcos domésticos y muros
dejaron los arcángeles oscuros,
al disparar sus trágicas centellas.

autógrafo

Germán Pardo García


subir   poema aleatorio   Hay piedras como lágrimas (1957)   siguiente / next   anterior / previous