anterior   aleatorio / random   subir   inicio / home   siguiente / next

      EN EL MONASTERIO DE PIEDRA (ARAGÓN)

Venga el ateo y fije sus miradas
en las raudas cascadas
que caen con el estrépito del trueno;
en ese bosque que obscurece el día
            de rústica armonía
y de perfumes y de sombras lleno;

en la gruta titánica que arredra
            con sus monstruos de piedra,
su oculto lago y despeñado río:
que ante tantas grandezas el ateo
            dirá asombrado: —¡Creo,
creo en tu excelsa majestad, Dios mío! —

Arpa es la creación, que en la tranquila
            inmensidad oscila
con ritmo eterno y cántico sonoro.
Y no hay murmullo, ni rumor, ni acento
            en tierra, mar y viento,
que del himno inmortal no forme coro,

El insecto entre el césped escondido,
            el pájaro en su nido,
el trueno en las entrañas de la nube,
hasta la flor que en los sepulcros brota,
            todo exhala su nota
que en acordado son al cielo sube.

Nunca del hombre la soberbia ciega,
            que a enloquecerle llega,
podrá alcanzar, en su insaciable anhelo,
ese poder augusto y soberano
que enfrena el Océano
y hace girar los astros en el cielo.

En vano golpeándose la frente,
            se agitará impotente
en su orgullo satánico y maldito;
siempre, desesperado Prometeo,
            le acosará el deseo,
¡ay! que, como el dolor es infinito.

Julio de 1872.

autógrafo

Gaspar Núñez de Arce


subir   poema aleatorio   Gritos del Combate (1904)   siguiente / next   anterior / previous