anterior autor siguiente

        VIDA

A Paula Romero

Después de todo, todo ha sido nada,
a pesar de que un día lo fue todo.
Después de nada, o después de todo
supe que todo no era más que nada.

Grito «¡Todo!», y el eco dice «¡Nada!».
Grito «¡Nada!», y el eco dice «¡Todo!».
Ahora sé que la nada lo era todo,
y todo era ceniza de la nada.

No queda nada de lo que fue nada.
(Era ilusión lo que creía todo
y que, en definitiva, era la nada).

Qué más da que la nada fuera nada
si más nada será, después de todo,
después de tanto todo para nada.

autógrafo

José Hierro


subir volver Cuaderno de Nueva York   (1998)   siguiente anterior
enlace Enrique Villagrasa González - EPÍLOGO
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio