Rosario Castellanos (1925-1974)



Menú de poemas por TÍTULO y primer verso



Ernesto Cardenal autores Ángel González




A LA MUJER QUE VENDE FRUTAS EN LA PLAZA

A medianoche corre su caballo

A medianoche el centinela alerta

A menudo, si un hombre recibe bien de otro

A una mujer, ya vieja que entreduerme

A veces tan ligera

A veces (y no trates

ACCIDENTE

Agilísimo héroe

AGONÍA FUERA DEL MURO

Ah, nunca, nunca más la conocida

Ahora estoy de regreso

AJEDREZ

AL ÁRBOL QUE HAY EN MEDIO DE LOS PUEBLOS

Alguien me hincó sobre este suelo duro

Alguien que clama en vano contra el cielo

Algún día lo sabré. Este cuerpo que ha sido

Algunos lo ignoran

Alrededor de mí —lo estoy mirando

Amanece en las jícaras

AMANECER

AMOR

Antes cuando me hablaba de mí misma, decía

Antes que amaneciera nos encontramos juntos

APELACIÓN AL SOLITARIO

APORÍA DEL BAILARÍN

APUNTES PARA UNA DECLARACIÓN DE FE

Aquí, bajo esta rama, puedes hablar de amor

Aquí tienes mi mano, la que se levantó

AUTORRETRATO

Avanza como avanzan los felices

BELLA DAMA SIN PIEDAD

CANCIÓN

CANCIÓN DE CUNA

Cara contra los vidrios, fija, estúpida

Cataluña hilandera y labradora

CHARLA

CIUDAD BAJO EL RELÁMPAGO

COMENTARIO AL ESCULTOR

Como Abel a Caín

Como la cera blanda, consumida

Como todos los huéspedes mi hijo me estorbaba

Compartimos sólo un desastre lento

Con un gesto de tierra abro los brazos

CONSEJO DE CELESTINA

Considera, alma mía, esta textura

Convaleciente de tu amor y débil

CONVERSACIÓN ENTRE VIAJEROS

Cuando abro los periódicos

—Cuando decimos «yo»

Cuando yo muera dadme la muerte que me falta

Cuerpo, criatura, sí, tú y yo nos conocimos

Da vergüenza estar sola. El día entero

DE LA VIGILIA ESTÉRIL

DE MUTILACIONES

Déjame hablar, mordaza, una palabra

DESAMOR

Descendiendo a la cueva en que el Arcángel

Desconfía del que ama: tiene hambre

Desde el sillón del mando mi madre dijo: «Ha muerto»

DESTINO

DESTINO

Día del esplendor

DIÁLOGO DEL SABIO Y SU DISCÍPULO

DIÁLOGOS CON LOS HOMBRES MÁS HONRADOS

DISTANCIA DEL AMIGO

DOS MEDITACIONES

ECONOMÍA DOMÉSTICA

El centro de la llama

EL DESPOJO

EL DÍA INÚTIL

EL ENCERRADO

EL EXCLUIDO

El mundo gime estéril como un hongo

EL OTRO

EL POBRE

El que buscó mi mano

El que se lamentaba

EL RETORNO

El sitio que dejó vacante Homero

ELEGÍA

ELEGÍA

ELEGÍAS DEL AMADO FANTASMA PRIMERA ELEGÍA

EN EL FILO DEL GOZO

En una tierra antigua de olivos y cipreses

ENCARGO

Entre la muerte y yo he erigido tu cuerpo

Entre nosotros hubo

ENTREVISTA DE PRENSA

EPITAFIO DEL HIPÓCRITA

¿Es grande el mundo? —Es grande. Del tamaño del miedo

Es necesario, a veces, encontrar compañía

Esta tierra que piso

Este lugar que soy, como arena con ríos

Estoy aquí, sentada, con todas mis palabras

Estuvo aquí. Ninguno (y él menos que ninguno)

FALSA ELEGÍA

Guardiana de las tumbas; botín para mi hermano, el de la corva garra de gavilán

Has muerto tantas veces; nos hemos despedido

Hay cierta raza de hombres

He aquí la regla de oro, el secreto del orden

Heme aquí, el heredero con su haber: apellido

Heme aquí en los umbrales de la ley

HIPÓTESIS DEL SOLITARIO

Inclinada en tu orilla, siento como te alejas

JORNADA DE LA SOLTERA

LA ANUNCIACIÓN

LA DESPEDIDA

LA NOSTALGIA

La oscuridad engendra la violencia

La piedra no se mueve

LA VELADA DEL SAPO

LA VICTORIA DE SAMOTRACIA

LAMENTACIÓN DE DIDO

LÍMITE

LINAJE

LÍVIDA LUZ

LO COTIDIANO

Lo supe de repente

LOS DISTRAÍDOS

MALA FE

MALINCHE

Más hermosa que el mundo tu mirada

Matamos lo que amamos. Lo demás

Me arrebataron la razón del mundo

Me han traspasado el agua nocturna, los silencios

Me quedo en las palabras

Me tendí, como el llano, para que aullara el viento

Me ve como desde un siglo remoto

Me vio como se mira al través de un cristal

MEDITACIÓN EN EL UMBRAL

MEMORIAL DE TLATELOLCO

Mi antagonista (que soy siempre yo) me dice

MIRANDO A LA GIOCONDA

Miro las herramientas

MISTERIOS GOZOSOS

MONÓLOGO DE LA EXTRANJERA

MONÓLOGO EN LA CELDA

¿Mujer de ideas? No, nunca he tenido una

MURO DE LAMENTACIONES

NACIMIENTO

NARCISO 70

NAZARETH

Ni el cielo constelado de estrellas ni la ley

No comas nunca nada

No, no es la solución

No puedo hablar sino de lo que sé

No voy a repetir las antiguas palabras

NOCTURNO

NOCTURNO

NOSTALGIA

Nunca, como a tu lado, fui de piedra

Para el amor no hay cielo, amor, sólo este día;

Para vivir es demasiado el tiempo

PARÁBOLA DE LA INCOSTANTE

PASAPORTE

PEQUEÑA CRÓNICA

PIEDRA

Piso la tierra de Anáhuac que es

POESÍA NO ERES TÚ

Por caminos de hormigas

¿Por qué decir nombres de dioses, astros

Porque desde el principio me estabas destinado

Porque éramos amigos y, a ratos

...porque la realidad es reducible

Porque si tú existieras

POST-SCRIPTUM

Pregunta el reportero, con la sagacidad

PRESENCIA

PRIMERA ELEGÍA

PROPOSICIÓN DE LA BOA

¿Qué hay más débil que un dios? Gime hambriento y husmea

¿Qué se hace a la hora de morir? ¿Se vuelve la cara a la pared?

Quería y no quería

RELATO DEL AUGUR

RETORNO

REVELACIÓN

Se deslizaba por las galerías

SE HABLA DE GABRIEL

Se olvidaron de mí, me dejaron aparte

SEGUNDA ELEGÍA

Sentadito en la sombra

Señor, agua pequeña

Señora de los vientos

Ser de río sin peces, esto he sido

SER RÍO SIN PECES

Si te digo que fui feliz, no es cierto

SILENCIO CERCA DE UNA PIEDRA ANTIGUA

Sólo como de viaje, como en sueños

Sólo la voz, la piel, la superficie

SONETO DEL EMIGRADO

«Tal vez, bajo otro cielo, la vida nos sonría»

¿Te ríes de mi? Haces bien

TELENOVELA

Temí... no el gran amor

TERCERA ELEGÍA

Toda la primavera

TOMA DE CONCIENCIA

TRES POEMAS

Un día dices: la uña. ¿Qué es la uña?

Una cotorra, un timbre postal, un gato, un perro

UNA PALABRA AL HEREDERO

UNA PALMERA

VALIUM 10

Vine de lejos. Olvidé mi patria

Yo conocí una paloma

Yo, pájaro cogido

Yo soy una señora: tratamiento